Ciao e benvenuto! Si encuentras faltas de gramática te pido disculpas. El Español no es mi idioma nativo…

Haz un clic para ver una vista ampliada

Porque mi perro ataca a otros perros

Muchas veces mientras estoy de paseo me encuentro a perros que intentan atacar a Merlín y él en cambio ni se entera. Me siento afortunado a tener un perro que no está pendiente durante el paseo de los demás perros. Por otro lado me da un poco de lastima pensar a como se sienten sus dueños que seguramente cuando piensan a los buenos que son sus perros se hacen esta pregunta: <<¿ porque mi perro ataca a otros perros ?>>

 

Hoy os voy a decir cuales son las causas por las cuales un perro puede elegir atacar y cómo tratarlo.

🐶 Te gustaría pasear con tu mascota sin preocuparte de cómo se porta?
Te gustaría poder ir en cualquier lado y tener la certeza de que se va a portar bien?

🔴 En Educa’t publicamos 1 artículo a la semana para que tú puedas aprender a educar a tu mascota.
Ponte cómodo – y diviértete a educar.

Las principales causas por el cual un perro ataca son: miedo, inseguridad o estrés.

En este artículo vamos a descubrir:

  • La similitud entre la agresividad «por dominancia» y la agresividad en el juego.
  • La territorialidad, el complejo de control y la posesión: los resultados de una baja autoestima
  • La necesidad de los perros de defenderse por miedo.
  • Cuando los perros pierden el control: la frustración y la excitación
  • La maternidad, la depredación y otras causas orgánicas

La similitud entre la agresividad «por dominancia» y la agresividad en el juego.

La agresividad sirve en la naturaleza para ayudar a los perros a sobrevivir frente las amenazas. Con la evolución han desarrollado un mecanismo de inhibición que desarrollan cuando son cachorros y que los ayuda a morder a boca  blanda en algunas situaciones, por ejemplo cuando están jugando o estableciendo jerarquía. Si no fuera así los perros hoy en día no existirían porque se hubieran matados los unos contra los otros.

De aquí os explico que la agresividad social y la agresividad en el juego no tienen como objetivo lo de hacer daño al otro perro. Si tu perro hace daño al otro perro con el objetivo de derrotarlo son dos las causas:

  1. No se trata de agresividad social / «por dominancia».
  2. El perro no ha aprendido a morder a boca blanda cuando era cachorro.

Si ves que tu perro hace peleas con otros machos pero no aprieta la mordida, se trata de agresividad social. En este caso tenemos que enseñarle a ganar los conflictos sociales evitando los problemas y no enfrentándose y lo podemos hacer a través de ejercicios de desensibilización y refuerzo diferencial.

La territorialidad, el complejo de control y la posesión: los resultados de una baja autoestima

Cuando un perro tiene baja autoestima se desarrollan estos escenarios:

La territorialidad

Un extraño se acerca al lugar de nuestra mascota (su dominio lugar) y como es inseguro lo veo como una potencial amenaza para toda la familia. Por suerte él estaba descansando cerca de la ventana y ha empezado a ladrarle para que se marchara.

El complejo de control

¿Sabes estos niños que se enfadan cuando quieren conseguir algo y hacen uso de la fuerza y la violencia para obtenerlo?

Los perros con baja autoestima se molestan cuando están descansando, comiendo o les tocamos las partes del cuerpo más sensibles – como por ejemplo las patas traseras. Estos perros aprenden a controlar todo lo que pasa a su alrededor a través de la agresividad. Es muy importante por lo tanto no creerse que estos perros quieren «dominarte» sino que tienen mucha inseguridad y pocas habilidades de aguantar el estrés.

La posesión

Cuando un perro ve un recurso como extremadamente valioso y no confía en sus habilidades y en los demás pasa que lo defienden a la mínima, creyéndose que cualquier persona intente robarle su objeto precioso.

En los tres casos se tienen que trabajar con el perro a través de ejercicios de desensibilización sistemática y construir un historial de seguridad para que el perro no se sienta inseguro en estas situaciones.

La necesidad de los perros de defenderse por miedo

El miedo es la causa que está detrás prácticamente a todos los ataques hacia personas o otros animales. Cuando el perro tiene miedo inicialmente intenta alejarse de la amenaza – esta estrategia es conocida con el nombre de defensa pasiva y es una señal de agresividad – por lo tanto si ves que tu perro se hace pequeño y intenta escapar que sepas que está manifestando agresividad y tienes que intervenir ya.

Cuando el perro no se ve capaz de defenderse de manera pasiva, ósea evitando el problema, pasa a la defensa activa y intenta amenazar para que el otro perro se marche. El momento en el cual su defensa activa no funciona intenta aumentar la intensidad de su amenaza para que el perro se aleje de él.

Cuando no le funciona nada y está pasando miedo el perro hará un ataque desinhibido porque en su cabeza tiene una voz en off que le dice: «si no atacas te vas a morir».

La solución a este problema es hacer desensibilización sistemática con protocolos de trabajo como el B.A.T. 2.0 o a través de actividades que lo activen mentalmente durante la sesión – por ejemplo detección de sustancias.

Cuando los perros pierden el control: la frustración y la excitación

Muchas personas que cuando vuelven del trabajo después de un día duro gritan a su pareja o sus hijos para descargarse – lo mismo pasa a los perros cuando quieren lograr algo y no pueden o probar una emoción muy fuerte: muerden lo que tienen cerca para descargarse.

Para evitar que tu perro muerda por frustración y excitación tenemos que mejorar su control emocional a través de ejercicios mentales y también aprender a leer su comportamiento y señales de estrés para evitar un sobrecargo.

La maternidad, la depredación y otras causas orgánicas

Cuando las perras están embarazadas se vuelven más inseguras y tienen la tendencia a agredir más para salvaguardar la vida de los cachorros. En este caso lo que debemos hacer es asegurar un refugio seguro y lejanos de situaciones aversivas y tener paciencia.

Cuando el perro ve a otro animal o objeto pequeño correr rápido y cambiar de dirección varias veces puede ser que se le despierte la pulsión de caza. Un perro que caza es muy difícil de controlar. El trabajo que tenemos que hacer es de control de impulsos y ejercicios de obediencia.

Por fin el perro puede ser que pase dolor o tenga algún problema de salud como hipertiroidismo: en este caso tenemos que hablar con un veterinario o un etólogo para que encuentren la causa del problema y trabajen en ella.

Prenota tu clase presencial gratuita en un instante*

Enséñale a tu mascota a volver cuando lo llames.


Elige un BONUS

*oferta limitada a quien vive en Terrassa.

[/vc_column][/vc_row_inner]